¿Te he ofendido?

(Si estás ofendido por algo que he dicho, salta directamente a los párrafos en cursiva)

A raíz de los sucesivos follones que se están viviendo en Twitter (como el de Vigalondo y el de este tío) varias personas me han aconsejado que modere mi nivel de violencia verbal, ya que podría ser malinterpretado. Aunque no soy una personalidad pública (y, por tanto, los medios no pueden usarme como ariete contra sus enemigos), creo que es un consejo sensato.

Ocurre, claro, que no voy a moderar mi violencia verbal. He pensado que no sería muy coherente dejar de lado la ironía solo porque una panda de imbéciles no quiera entenderla. La televisión un día decidió adaptarse al “gusto medio” y mirad cómo estamos ahora. Así que he tenido una idea mucho mejor.

Ante la posibilidad de que en el futuro alguien me acuse de haber generado muchísimo dolor en un colectivo cualquiera, he decidido escribir ya la disculpa. Así ese día sólo tendré que poner un enlace a esta entrada. Dice así:

Ante las reacciones provocadas por mi comentario en la red social Twitter, quiero pedir perdón públicamente. Lo siento. Cometí un error y soy consciente de que, con mis palabras, he podido herir a muchas personas.

Quienes me conocen saben que muchos de mis amigos son negros, árabes, gays, lesbianas, transexuales, judíos, mujeres, enanos, discapacitados con muy diversas discapacidades, personas con enfermedades raras, cineastas españoles, enfermos mentales, víctimas de ETA, víctimas del GAL, víctimas de GRAPO y de Al Queda, víctimas de la violencia de género machista, personas con disfunción eréctil, personas con tumores, drogadictos, obesos mórbidos y, en general, personas pertenecientes a colectivos minoritarios. Incluso conozco a un tío con el sarcoma de Kaposi.

Yo siempre he luchado por sus derechos. Por eso lamento que mi desafortunado comentario en la red social Twitter haya dado una impresión equivocada sobre mi persona. Y lamento, sobre todo, los perjuicios que haya podido causar al colectivo afectado.

Una vez más, mis más sinceras disculpas.

Nota: esta disculpa es Creative Commons. Siéntete libre de usarla.