10 PERSONAS/COLECTIVOS QUE DAN PROBLEMAS SI HACES UN CHISTE SOBRE ELLOS

2. La AVT.

3. Los enanos.

4. Ramoncín.

5. La madre de Ramoncín.

6. El presentador del Tomate.

7. Pedro Jota Ramírez.

8. Los judíos.

9. Los nazis.

10. Cualquier persona a la que hayas visto alguna vez en televisión diciendo: “yo soy un firme defensor de la libertad de expresión pero”.

10 COSAS QUE HACE UN GUIONISTA DE HUMOR CUANDO NO SE LE OCURRE NADA GRACIOSO

“Cualquiera puede hacer un chiste sobre la Pantoja. A ti te pagan por hacerlo sobre Mahmoud Ahmadinejad.”
Javier Durán, guionista estrella.

1. Escribe algo que no es gracioso y mete la palabra regomello en alguna parte.

2. Dice que le duele la cabeza y que mañana lo acaba (sobre todo si el guión es para hoy).

3. Escribe algo que no es gracioso y mete la palabra frenillo en alguna parte.

4. Le pasa el guión a un compañero con menos experiencia y le dice: “mira a ver si me puedes poner esto en gracioso”.

5. Busca en Internet un chiste sobre el tema y cambia la construcción gramatical.

6. Escribe algo que no es gracioso, mete la palabra jarl y acota: (IMITANDO A CHIQUITO).

7. Plagia abiertamente un chiste de Friends y reza porque hoy Cuatro no repita justo ese capítulo.

8. Pone algo que no es gracioso y luego escribe: “Esto es como cuando…” y mete cualquier chiste de tetas y culos sobradamente testado.

9. Se lleva las manos a la cabeza de forma muy visible para el resto de los compañeros y dice: “hostia, hoy la actualidad es una puta mierda que no veas.»

10. (Al teléfono.) Mi gato se ha tragado un montón de pelo y hace unos ruidos muy raros al respirar, ¿sabes?, como si tuviera regomello. Intentaré estar ahí antes de las cinco, pero igual no llego, así que mejor le pasáis lo mío a Javier Durán.

BYE, BYE, LIBERTAD DE EXPRESIÓN

La mala noticia es que es un paso atrás en términos de libertad de expresión sin precedentes en la democracia española, y así lo manifestó en su día (cuando se ordenó la retirada de la publicación) la UNESCO. La buena noticia es que esto no hace sino acrecentar el desapego que cada vez más españoles sienten hacia la monarquía como institución y, sobre todo, hacia la fanática manera en que ciertos sectores de la judicatura pretenden defenderla de cualquier asomo de crítica.He comentado esto con cierta persona de mi entorno y me ha dicho que la portada de “El jueves” peca de mal gusto y el mal gusto hay que castigarlo. Es un punto de vista, por supuesto. Lo que pasa es que si el mal gusto fuese delito, en España no quedarían ciudadanos libres. A lo mejor es eso lo que pretenden.

TOÑO

Toño, también conocido como El Diablo sobre ruedas, es sin lugar a dudas el humorista más sangrante de este país. Leonés y madrileño a partes iguales, Toño es licenciado en filosofía y tiene, como mínimo, dos profesiones conocidas: dj y guionista.Nunca he presenciado una sesión suya, pero sí he leído sus guiones, he colaborado en varios de ellos y he estado presente en sus dos, digamos, desvirgamientos públicos. El primero tuvo lugar hace apenas dos meses en el escenario de La Chocita del Loro, en Madrid, ante un centenar de personas. El segundo, tres días después, ante más de millón y medio de personas, en el acces prime time de Cuatro. Toño, por cierto, sufre parálisis cerebral y vive a lomos de una silla de ruedas.Desde aquella primera aparición televisiva, Toño ha regresado a la pantalla en un puñado de ocasiones, acaparando no pocos titulares, todos con la palabra polémicadestacada en negrita. Y a lo largo de estos dos meses, en la redacción de “El Hormiguero” se ha recibido un centenar largo de mails sobre su persona. Muchos animándole a seguir concienciándonos, a través de la risa, de los problemas diarios de quien vive sobre una silla de ruedas, y no pocos acusando a la dirección del programa de manipular a un minusválido y aprovecharse de su condición para humillarle.Bien. Creo que la pregunta que esos espectadores deberían hacerse es: ¿me hace gracia este tío?Si la respuesta es sí, ningún problema, relájate y disfruta. Si la respuesta es no, pon La Sexta y ve a Wyoming, su programa es fabuloso. A no ser, claro, que la sola presencia de Toño en televisión te plantee un problema ético aunque no lo veas.PROBLEMA ÉTICO: Si Toño quiere hacer monólogos en televisión, y tanto la dirección de “El Hormiguero” como la de Cuatro están dispuestas a pagarle por ello, ¿por qué debería dejar de hacerlo?a) Porque me incomoda verle. Habla raro y hace esa cosa con las manos que me pone tan nervioso/a.b) Porque la gente puede pensar que la dirección de “El Hormiguero”/Cuatro/Sogecable se están aprovechando de un minusválido.c) Porque dice la verdad, y la verdad no mola.SOLUCIÓN: Toño seguirá haciendo monólogos. Y llegará a ser un gran cómico (en pantalla y sobre el papel) porque tiene el talento y las ganas para ello.Anteayer, a primera hora de la mañana, estaba yo en la terraza de redacción, fumando un cigarrillo y tomando un café con un compañero del programa, cuando vimos llegar el eurotaxi que cada día trae a Toño desde su casa hasta el curro. Presenciamos en silencio el aparatoso ritual de cada día: puerta trasera, rampa, marcha atrás, cuidado con el bordillo, tira un poco a la izquierda, ¿te ayudo o puedes solo? Y cuando, minutos después, El Diablo sobre ruedas atravesaba por fin la puerta de la tele, mi colega, sin dejar de mirar a la calle, dijo una de esas verdades para las que no hay réplica posible:-Jo, tío, Toño es un héroe.Y tanto que lo es.

CHISTE POLÉMICO SOBRE MADELEINE McCANN

El chiste decía:Hoy hemos sabido que los padres de Madeleine han usado el fondo solidario para pagar la hipoteca. Qué suerte tienen, ¿eh?, la casa pagada y encima ahora les sobra una habitación.La valoración por parte de los contertulios de M-80 fue «Pablo se ha pasado un poco» y «hay que tener más cuidado con estas cosas».Independientemente del buen o mal gusto del chiste, quiero expresar que, de todas las censuras, la autocensura me parece la más despreciable. Y no creo equivocarme si afirmo que cualquier guionista en su sano juicio prefiere una crítica por haberse pasado que una por no haber llegado. Así que bienvenida sea la de «No somos nadie». Y un abrazo para los McCann que, a este paso, todavía los canonizan. Hijos de puta…