REVOLUTION NOW!

Lo que aquí va es un (mi) punto de vista, por supuesto. Se trata de 10 obviedades que, creo, deberíamos asumir los guionistas españoles si queremos llegar a alguna parte como colectivo. Sin romanticismos.1. Ni Globomedia ni El Terrat son el centro del universo. Mediapro casi, pero tampoco. Que las ramas no nos impidan ver el bosque.2. Nuestra profesión, por más que nos empeñemos, no es una disciplina artística ni es una labor artesanal. Somos parte de una industria que mueve enormes cantidades de dinero, y tenemos la obligación de exigir unas mínimas condiciones laborales.3. La televisión española no puede sostenerse sólo en guionistas junior. El talento, por sí mismo, no puede suplantar la experiencia en ningún trabajo del mundo.4. Que yo sepa, ni el talento ni la profesionalidad de un guionista merman cuando trabaja para una autonómica o para un canal temático o para una cadena de reciente creación. Por tanto, no deberíamos aceptar que nuestros salarios sean más bajos cuando trabajamos para este tipo de cadenas (excusa habitual en varias productoras de este país para tirar por los suelos las nóminas de los departamentos de guión).5. Si nos ponemos en plan tiquismiquis, que si yo escribo ficción, que si yo escribo entretenimiento, nos vamos todos a tomar por el culo. Somos todos guionistas. Punto y salto de página.6. El apagón analógico va a suponer un cambio estructural en esta industria cuyas consecuencias ni siquiera intuimos (ni nosotros ni, me temo, los jefazos de traje y corbata). Sólo la organización colectiva puede salvarnos de un inminente caos laboral de tres pares de cojones.7. Los derechos laborales no pasan sólo por un sueldo acorde con el beneficio que generamos, sino también por un horario racional, vacaciones pagadas, derecho a paro, respeto profesional y condiciones adecuadas de conciliación laboral. Comprendamos que estas exigencias no son, en ningún caso, excesivas.8. La frase “Una huelga de guionistas aquí es impensable” es tan etérea como su opuesta “Una huelga de guionistas aquí es perfectamente posible”.9. Necesitamos un sindicato organizado, dispuesto a aglutinarnos y a movilizarnos. Y un sindicato no es una entidad de gestión de derechos. Es un sindicato.10. Tomar la píldora engorda, pero no tomarla engorda más.

HOSTIAS POR UN TUBO A “EL HORMIGUERO”

En toda mi vida profesional jamás había trabajado en un programa que recibiera tantas hostias como “El Hormiguero”. El programa es criticado, insultado y despreciado regularmente en foros, páginas webs y blogs. No digo que ninguna de esas críticas esté justificada, porque algunas sí lo están. Pero lo de este fin de semana ha sido espectacular.Antes de entrar en el tema, quiero apuntar el listado de las causas que han granjeado más hostias al programa en los últimos dos meses:1.- La COPE rechazó una cuña de “El Hormiguero” por considerarla ofensiva. Muchos creyeron que era una forma de obtener publicidad gratuita (falso; no lo fue).2.- La presencia en programa de Toño, el monologuista con parálisis cerebral.3.- Un chiste sobre Madeline McCann que provocó un puñado de críticas muy negativas.4.- La última y la que, con mucho, más y más violentas críticas ha generado: la presencia del protagonista de la serie “Kyle XY” en el programa.“El Hormiguero” ha recibido tantísimas hostias por esta entrevista (y no sólo por parte de sus detractores, sino también por parte de muchos seguidores declarados del programa) que ni siquiera sé cuál lincar. Quedémonos con la que probablemente sea la crítica más benevolente de todas, la del programa “Sé lo que hicisteis…”.Juzguen ustedes mismos. PD: Un espectador cabreado se pregunta en un post de la página web de Cuatro porqué los programas, como bien de consumo que son, no tienen libro de reclamaciones. De hecho lo tienen, y son las respectivas páginas webs de los programas. Doy fe de que, al menos en los programas en los que he tomado parte, esas críticas (las buenas y las malas) son leídas y tomadas en consideración.