Los oficios del futuro

En los próximos años, muchos puestos de trabajo serán sustituidos por robots e inteligencias artificiales. El mercado laboral, sin embargo, será equilibrado por la mano invisible, un fenómeno que tendrá lugar gracias al nacimiento de nuevos oficios. Aunque muchos de ellos ni siquiera podemos imaginarlos hoy en día, otros ya empiezan a atisbarse.

Presentamos aquí cinco especialidades que el mercado laboral necesitará de manera inevitable en algún momento de la próxima década.

Cow hugger (abrazador de vacas)
Ciertos sectores progresistas, convencidos por fin de que las vacas sufren, querrán hacerse veganos pero no tendrán fuerza de voluntad. Esto dará lugar al oficio de abrazador de vacas, un técnico con doble grado en veterinaria y filosofía que acompañará a las reses en sus últimas horas susurrándoles palabras de aliento. Los carnívoros arrepentidos podrán así minimizar sus remordimientos entre mordisco y mordisco, especialmente si les gusta la carne poco hecha.

IA coach (coach de IAs)
Tan pronto como los robots superen los test de Turing, empezarán a sufrir episodios de melancolía y depresión. Algunos tendrán problemas para gestionar a sus subalternos robóticos, ejerciendo mobbing sobre otras máquinas, algunas de las cuales no podrán soportarlo y volverán a los ajustes de fábrica. Los coaches de inteligencias artificiales jugarán un papel fundamental en el team building y en las relaciones interrobóticas dentro del entorno laboral.

Master Chef Junior Victims Healer (Sanador de Víctimas de Master Chef Junior)
Las numerosas ediciones de Master Chef Junior celebradas por todo el mundo darán lugar a una generación de personas que fueron celebridades en su infancia y ahora son adictos a la heroína, la metadona y el tiramisú. Este fenómeno generará una industria de sanadores profesionales dedicados a sacar de la inmundicia a estas personas, muchas de las cuales, sin embargo, fallecerán de hiperglucemia y otras enfermedades relacionadas con los realities.

Grandparents entertiner (artista de abuelos)
Para finales de la década, los españoles vivirán una media de 90 años, provocando no solo la quiebra de nuestro sistema económico, sino también, y sobre todo, la quiebra de los nervios de sus hijos. El oficio de grandparent enterteiner consistirá en mantener a los abuelos distraídos a lo largo del día con actividades tales como enseñarles a usar el móvil una y otra vez.

Self-driving driver (conductores sin coche)
Coincidiendo con la democratización del coche sin conductor, nacerán los conductores sin coche, nostálgicos que correrán por las calzadas haciendo ruido con la boca y simulando que cambian de marcha. Aunque esta actividad será en un principio considerada delictiva, pronto alcanzará la categoría de culto religioso. Con el tiempo, algunos miembros de este credo se radicalizarán y, bajo el nombre de “muyahidines del pistón”, empezarán a realizar atropellos masivos simulados por todo occidente.