Luis-Barcenas

Nadie podrá decir que el Partido Popular no cumple sus promesas. Prometió concurrir a las elecciones sin un solo imputado en sus listas, y ya lo ha cumplido. A diez meses de las generales, nada menos. Lo ha hecho de manera indirecta, eso sí: con la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal aprobada el viernes que sustituye el vulgar término “imputado” por el mucho más elegante “investigado”. Puro pensamiento lateral: si la política no puede cambiar la realidad, siempre te queda cambiar la semántica.

Claro que no puede decirse que se trate de algo realmente innovador, ni siquiera en nuestro país. Zapatero, sin ir más lejos, a punto estuvo de librarnos de la crisis a base de llamarla cualquier otra cosa. No le funcionó, quizá por su escaso expertise en aquello de la sinonimia, pero el esfuerzo merece ser reivindicado (en este sentido, propongo poner su nombre, Jose Luis, a una rotonda, glorieta o cualquier otra construcción vial).

La solución del PP al problema de la imputación masiva no complacerá a muchos, pero es innegable que cumple con lo prometido y abre una vía a la solución de algunos de nuestros problemas comunes. Y es que la tan esperada regeneración democrática quizá no pase tanto por las personas o las siglas como por las palabras.

Podríamos, echando mano de la soberanía popular, dar vacaciones a nuestros representantes electos y montar en el Congreso un simposio de lingüistas. Con una o dos semanas sería suficiente, un mes a lo sumo. Que ocupen los escaños y debatan qué vocablos nos están haciendo la vida imposible y por cuáles podríamos sustituirlos. Una gran brainstorming semántico-nacional, televisada en directo por el canal 24 horas.

Qué duda cabe que, de ese debate, saldría un nuevo y mejor país. Sin presuntos ni ladrones. Sin dinero negro ni mordidas ni financiaciones ilegales. Sin brutalidad policial ni torturas ni externalizaciones.

Después de todo, ¿por qué no llamar a la corrupción primavera? O alhelí. O nomeolvides. Imagínese usted el Telediario de mañana: “Siete nuevos investigados por presunta primavera”. ¿Cómo no amar a un país con semejantes titulares?

12 Comentarios

[…] No me llames imputado, llámame Lola […]

chambertuXchambertuX

Es como cuando dicen lo de “crecimiento negativo”.

Antoni

Este concepto ya lo introdujo de forma magistral el genio George Orwell y lo bautizó como Neolengua

antonioantonio

Bueno, el pp y el psoe, los dos dijeron lo mismo, no seamos tendenciocillos, que se nos ven las braguitas..

SergioSergio

Es normal ,ya casi nada puede ir peor…
Mis amigos y familiares que no participan en esto suelen buscar ahora el pan y la honradez en otro pais….

CHucky

No es robar; es despistar.
No es ladrón; es pícaro.
No es imputado; es Lola.
#MarcaEsñapa

Don NadieDon Nadie

Eso no es Castellano, ni es neolengua, es Vellallingua…
Me gusta.

poochiepoochie

Ha perdido usted un imputado

juristacojojuristacojo

La Ley de Enjuiciamiento Criminal fue creada en 1880 aprox. y en algunas puntos adolece de fallos. La razón de ser del cambio es la siguiente: en la actualidad, se tiene la cualidad de imputado desde un momento que es anterior a la fase procesal del auto de imputación formal redactado por el juez. Por ejemplo, desde que declaras en sede judicial tras haber sido detenido.

Por eso está bien diferenciar claramente esas dos fases, habiendo elegido ahora el término “investigado” para cuando no hay imputación formal todavía, y para cuando ya sí que la hay, el término “encausado” (personalmente, en este punto habría preferido seguir con el término “imputado”).

Es más justo así para el presunto delincuente, evitando posibles daños en su honor en caso de que finalmente el asunto fuese sobreseído o, peor aún, absuelto.

psssspssss

Técnicamente, si se sustituye el término en un sitio, también debería ser sustituido en los demás. Por lo que habría prometido no presentarse con ningún investigado ni encausado. Por lo que incumpliría su promesa también semanticamente.

[…] Mi Mesa Cojea puts it: No one can say that the Partido Popular doesn’t keep their promises. They promised to join […]

[…] Fuente: http://mimesacojea.com/2015/03/no-me-llames-imputado-llamame-lola/ […]

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>