Ayuntamiento-aumentara-turisticos-Barceloneta-abolirlos_EDIIMA20140822_0458_17

Como cada año por estas fechas, millones de españoles se desplazan más allá de nuestras fronteras en pos del muy necesario asueto estival. Cuando esto ocurre, el ciudadano de a pie, voluntaria y lúdicamente exiliado, se ve convertido, quiéralo o no, en un embajador de la marca España.

Ese español en París, Algarve, Nueva York o Venecia es más que un turista; es, de facto, un representante de esta hermosa nación de naciones, una muestra de nuestra historia y nuestra cultura, un modelo de nuestras aspiraciones y anhelos como sociedad. Ese turista, con esas bermudas, esa cámara de fotos mal cogida y esas gafas de sol es, en sí mismo, flamenco y Alhambra, Ribera del Duero y txakoli, pulpo a feira y Sagrada Familia. Esa persona sudorosa y desubicada, que gira en bucle un plano por no activar la itinerancia, es, en definitiva, un Instituto Cervantes en chanclas.

Entenderá el lector, por tanto, que vacacionar fuera de nuestro país, además de enriquecedor y caro, resulta ser un sin igual acto de patriotismo. Al menos, si se hace correctamente. Esto, por desgracia, no siempre ocurre, provocando que nuestros bienintencionados veraneantes añadan nuevas muescas de ignominia a la ya de por sí maltrecha imagen internacional de España.

Sigue en eldiario.es.

1 Comentario

JordiJordi

Has perdido un turista!

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>