Fuente: eldiario.es

Pocas veces una película me ha proporcionado tantas horas de diversión como “8 apellidos vascos”. Y eso que no la he visto todavía, pero muy bueno tiene que ser ese guión para superar el talento cómico de algunos de sus detractores.

No me refiero a las críticas cinematográficas, muy previsibles siempre, sino a las otras. Las que cargan contra la película de Emilio Martínez-Lázaro desde un punto de vista político y ético. No es nada fácil que a uno le suelten sopapos de mano abierta desde las dos cavernas, la rojigualda y la abertzale. Y menos por una comedia romántica. Para que luego digan que el cine español es previsible y aburrido.

El artículo completo, en eldiario.es.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>