Aspecto que tendría una tasca cualquiera de Albacete de haber triunfado los planes de Napoleón Bonaparte

Hay dos tipos de españoles, los patriotas y los que tenemos sentido común. Los primeros no merecen mayor comentario; bastante tienen con lo que tienen. Los interesantes son los segundos, esos que tiran como pueden con la desgracia de tener una nacionalidad tan chapucera.

En esta última y lamentable categoría se engloban los nacionalistas periféricos, tan de moda últimamente, los perroflautas, los existencialistas y los nacionalistas desubicados, grupo este último al que orgullosamente pertenezco.

En mi caso, hace ya varios años que decidí reivindicar las virtudes sin parangón de la república francesa, haciendo caso omiso a sus numerosos defectos. Todo en Francia me enamora: su cinema, su chanson, su cuisine, su himno nacional, cantado como se canta en Casablanca, y esa mirada de profundo asco con que miran los parisinos. Me gusta hasta lo bien que les arden los coches en los suburbios.

El nacionalismo desubicado, además de ser una opción política más bien minoritaria, es un estupendo mecanismo de defensa. Son muchas las ocasiones en que, mirando la última noticia de tal o cual corrupto, me digo en alto: “esto en Francia no nos pasa”. Aunque pase y aunque yo no sea francés; eso es lo de menos. Lo importante, como el lector sin duda habrá entendido, es el chauvinismo.

Entre quienes deseamos pertenecer a otro Estado, exista éste o no, hay disensión sobre el momento en que España dejó de ser una patria digna de orgullo. Los paracaidistas, esos que no quieren ser españoles solo porque ahora no tienen trabajo, culpan a Zapatero o a Aznar o a los padres de la Transición como mucho. Los hay que culpan a Franco, o a los reyes católicos, o a los moros, o a Colón. Hay también quien opina que ya en las cuevas de Atapuerca algo se jodió irremediablemente y no hemos levantado cabeza desde entonces.

Tonterías.

España se fue por el barranco el día en que Napoleón soltó aquello de: “pues nada, oye, que os den por el culo”. Aquel día perdimos lo que un político contemporáneo, tirando de lugar común, llamaría Una Oportunidad Histórica. 

Cada vez que florece un nuevo presunto, cada vez que se nacionaliza algo que otro mangante privatizó o que algún presidente democráticamente electo no entiende su propia letra, me cago en el puñado de catetos que venció a las tropas napoleónicas. Entiendo, por supuesto, la humillación de que le invadan el país a uno, pero peor es la humillación de que ni invadirte quieran. Y en ésas estamos.

A veces, cuando veo que el Telediario cierra con un mono en patinete para no hablar de las manifestaciones, me imagino cómo sería esa Espagne que casi fue. Me imagino a mujeres con cuellos larguísimos diciendo bonjour y merci y vendiendo el New York Herald Tribune por las calles. Me imagino a señoras de setenta años que saben quién es Camus llamando Cagfug al Carrefour y a políticos con trajes que les quedan bien de manga.

Habrá quien me diga que Francia no es así. Y no lo es, claro. Pero España, mucho menos.

22 Comentarios

Enric Morrow

Has perdido algún que otro Jovellanos..

Enric Morrow

Has perdido algún que otro Jovellanos..

Neburx

Lo que tiene que molar es ser Belga… o Austriaco…

Pos Fale

Donde esté Mongolia, que se quite lo demás.

Jaume Rodríguez Benítez

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Futbolín

El New Jamón York me gusta menos que El Diario.es, que es del país y mas sabroso, ser afrancesado está bien, su cocina es mejor que la sajona.

Epikuros

Al final somos un pais de extremos, donde la mayoria gusta de blanco o negro, pero nunca gris. O eres un radical nacionalista o radical españolista. O ensalzas el pais hasta el ridículo o reniegas hasta la muerte. Pero si, en la Antártida estas cosas no pasan!

Planinsky

Yo soy nacionalista Serbiobosnio.

Javi Skywalker

Ni te imaginas la de años que llevo yo cagándome en Curro Jiménez y el Algarrobo.

Javier

La solución en el patriotismo constitucional de Habermas

Javier

La solución en el patriotismo constitucional de Habermas

Aurora

Simplemente Gracias, gracias por su articulo. Soy hija de inmigrantes españoles, de la inmigración de los años 60 de Galicia… y lo que dice usted en este articulo lo llevo pensando y discutiendo desde hace 20 años que vivo en España… Gracias también a Marta que ha compartido este articulo en Facebook. Enhorabuena por su lucidez y expresividad… Encore Merci.

Josué

Has perdido a un españistaní

Ana Valenciano

Qué bueno, jaja, toda la vida queriendo ser francesa, veo que no era la única… y eso que últimamente, con ese ministro paisano que han puesto, ni francesa se puede ser.

Míkel kaizen

Yo sólo quiero ser y estar. Y que me dejen ser y estar. Sé que quiero estar aquí donde estoy. Lo que sí me da igual es cómo le llamen a este sitio, porque mi casa será siempre eso y el resto poco importa.

Lo único importante es que quien dirija el trozo de tierra en el que vives, durante el pedazo de historia que vivas, te haga sentir que tu trabajo tiene una recompensa digna. Y ya esto último, cada uno lo ajusta a sus exquisiteces.

Inzitan blog

Dicen por ahí que te busca el Reverte para rajarte en canal…

Gonzalo Viveiró Ruiz

Y si hubiéramos tenido una revolución francesa también nos hubiera ido bien, guillotinar a unos cuantos nobles y ricachones….¡Cuantos árboles salvados por paginas de revistas del corazón no escritas!….

Ismael Valero

Lo mismo Francia no hubiera llegado hasta donde ha llegado si nos conquistan. Es lo que tiene un cáncer.

Desvan de fotos

Aquí un francófilo convencido opina que quizá habríamos devenido en Maruecos, como buena colonia francesa. Bueno, nunca lo sabremos.

richividad

Tú estás algo así como copiando a Arturo Pérez-Reverte y aún te la das de librepensador. Me parto.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>