Admiro a la gente capaz de fingir naturalidad ante el objetivo de una cámara. No sólo a los profesionales del periodismo, que también, sino a todos esos turistas que aparecen en sus fotos de vacaciones con sonrisas sinceras, nada forzadas, con la mirada y las manos donde se supone que debe tenerlas una persona feliz de estar donde está. Yo me angustio y miro mal y poso mal y pongo las manos en sitios absurdos.

De las muchas personas que dominan este arte, me gusta particularmente Barack Obama. De no haber optado por el camino del liderazgo mundial y el Nobel, hubiese sido un excelente conductor de variedades o un destacado turista.

Esta semana, sin ir más lejos, el presidente de Estados Unidos se dirigió a la nación desde las pantallas de FOX y National Geographic. El vídeo fue grabado en la Casa Blanca. Treinta segundos, plano medio. Al fondo, una chimenea sin fuego y las barras y estrellas recogidas en su mástil. Obama, relajado y natural como siempre le vemos, compareció ante sus conciudadanos justo antes del estreno del nuevo Cosmos. Y, mirando fijamente a la lente negra, dijo lo siguiente:

El artículo completo, en El Confidencial.

1 Comentario

Inzitan blog

Te faltó enmarcarlo en un programa científico donde los “haiga”; “QUINTO MILENIO”.
Ya me lo imagino en los títulos de crédito; whues estarring Mr. Mariano… bestial.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>