Hablemos de ti.

¿Sabes?, creo que sientes la necesidad de que la gente te quiera y te admire, y que tiendes a ser bastante crítico contigo mismo. Tienes ciertas debilidades de carácter, sí, aunque también es verdad que normalmente te las arreglas para compensarlas.

De cara al exterior te muestras como una persona disciplinada, aunque estás lleno de inseguridades. A veces no tienes nada claro si estás actuando correctamente o no. Odias que te pongas restricciones y limitaciones. Eres un pensador independiente y crítico. Y, por supuesto, sabes perfectamente que ser demasiado sincero no es muy sensato.

¿Y bien, te sientes identificado? Probablemente sí. La mayor parte de la gente lo hace. Y lo cierto es que hay una explicación para ello.

La columna completa en El Confidencial.

3 Comentarios

Konamiman

Se agradece el esfuerzo. Pero te pongas como te pongas, en este país estafas como la homeopatía y similares van a seguir siendo legales.

Inzitan blog

Bueno si lo piensas bien, vives en un mundo donde millones de personas afirman creer en un Dios, que crean que la col de Lion les va curar un cáncer, casi es perdonable.

Mankuso

Los interesados en estas y otras falacias de nuestra mente pueden leer el muy recomendable “You are not so smart” de David McRaney (Oneworld Publications, UK, 2012), de cuyo Capítulo 21 (“Subjective validation”, pág. 119 y siguientes) el autor de este blog parece haber obtenido la “inspiración” para esta entrada.

Deja un comentario

Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>