Las empresas son reaccionarias. Pocas (casi ninguna, en realidad) es capaz de reinventarse cuando las cosas van bien, de romper sus propios esquemas y soñar un nuevo modelo. ¿Para qué?, te dirán. Cuando una empresa crece lo suficiente, su capacidad para innovar merma a veces hasta la extinción, perpetuándose en el modelo “que funciona”. 

El problema, claro, es que todos los modelos son provisionales, y llega un momento en que dejan de funcionar. Momentos como éste. La crisis está revelando un panorama asombroso: empresas que se aferran a los viejos paradigmas como una madre que abraza a su hijo muerto. Empresas conscientes de su inminente extinción que, sin embargo, son incapaces de renovarse, incapaces de innovar, incapaces de cambiar de rumbo. Antidarwinismo empresarial. 

Hablando con los trabajadores de esas empresas, uno comprende por qué se produce esta situación. La innovación empresarial siempre es cosa de otros. Los trabajadores culpan a los comerciales, los comerciales a los directores, los directores al presidente, y el presidente al contexto. En las empresas de estructura vertical (casi todas en nuestro país) el síndrome del abrazo al niño muerto es todavía más intenso, y las vías para resolver el problema más complejas (porque, a veces, la mejor idea puede venir de alguien en la base jerárquica… alguien, por tanto, sin voz ni voto). 

Para los trabajadores autónomos que vemos las empresas y organizaciones desde fuera, este fenómeno es asombroso. Ver cómo se abalanzan hacia su inevitable muerte, incapaces de hacer nada, es como contemplar el mítico suicidio en masa de los lemmings. Trabajadores, directivos, enlaces sindicales y becarios corriendo juntos hacia un abismo cada vez más cercano. 

El próximo año muchas empresas grandes y veteranas se precipitarán por el barranco y miles de asalariados morirán espachurrados contra las rocas. La culpa no será solo de la crisis. Mientras el tejido productivo español siga encerrado en esquemas del siglo XX, obstinándose en la verticalidad, el inmovilismo y la suerte, España seguirá siendo un país incapaz de competir en un mundo globalizado. Una madre que abraza a su hijo muerto esperando que despierte por la mañana.

28 Comentarios

JTarrioJTarrio

Todo lo contrario: Darwinismo empresarial. Las empresas que no son capaces de innovar desaparecen, y solo quedan las que son capaces de adaptarse… de hecho, eso suena más a Lamarckismo empresarial!

Sergio

¿Innovar? ¿En España? Eso suena a institución subvencionada por el estado y deficitaria. Nah… en España se lleva más el “Que inventen ellos”. Nosotros mientras a los bares y a pasar los lunes al sol.

DoPaiRa

“Antidarwinismo empresarial”, me encanta el concepto.

Language Teacher

En España pasa algo curioso que no pasa en otros países como Alemania, la mayoría de los trabajadores sienten que su propia empresa es su enemigo cuando en realidad una empresa no es más que una unión de trabajadores con una misión común.

Hasta que no cambie esa percepción, será muy difícil innovar o llegar a ser tan productivos como países de Europa central.

Vasco y EspaÑÑÑÑol

España, España y España.

¿Y tu te haces llamar vasco?

Joder, ¿te piensas que el españolismo es neutral, lo justo, lo histórico? Eres lo suficientemente listo para saber que no.

Bueno, suerte con levantar España. Sigue abrazándote a tu hijo muerto.

Jose A. Pérez

Vasco y EspaÑÑÑÑol:

Veo que has entendido totalmente el artículo y el blog en general.

Vasco y EspaÑÑÑÑol

Mi comentario no venía mucho a cuento, pero eso no quita que tengas un punto de vista autonomista de Euskadi, cosa respetable. Pero lo que padece España es una crisis de valores, desde ya hace tiempo, y algunos preferimos soltar esa carga, y comenzar un nuevo proyecto con una nueva filosofía, mínimamente. Y a algunos nos parece que España es un niño muerto.

Por cierto, no he leído el blog, o sea que igual me pierdo en algo.

Ale

No anonimoNo anonimo

Cada día se ven mas pancartas de empresas que chapan en los puentes de nuestras carreteras,”No al cierre de XXXXX, exigimos una solución” a partir de ahora me acordare “del abrazo a un niño muerto” que hay detrás como metáfora. Grande , la has clavado!!

AnonymousAnonymous

Lo triste es que eso mismo esté pasando en nuestras universidades, bloqueadas en esquemas ya no del siglo 20, si no a veces decimonónicos. Si ellas no son capaces de adaptarse a los cambios, poco van a poder enseñar a sus estudiantes a hacerlo.

eremu-grafikoa

Existe gente con talento en ese tipo de empresas que quieren hacer cosas, pero a veces hay tanta innovación en sus proyectos que hasta los buitres huyen del cadaver porque les ven como locos o gente rara. Tomar decisiones y coger el toro por los cuernos es lo mas dificil para muchas de las personas que trabajan en ese tipo de empresas y se pasan la pelota unos a otros sin solucionar los problemas. Y la gente innovadora no quiere dejar su talento en manos de gente sin poder de decisión y al final acaban marchandose a otro lugar o se hacen emprendedores o trabajan como autonomos para poder dirigir su vida y no dejarla en manos de gente que no tiene esa visión global y que los va a enterrar con el hijo muerto.

Sim So dep

. Una madre que abraza a su hijo muerto esperando que despierte por la mañana.

Juan Ignacio Pérez

1) Se trata de darwinismo empresarial; precisamente.
2) Las empresas chinas, indias y brasileñas que van a empujar al precipicio a esas a las que te refieres ¿son acaso empresas “horizontales”?
3) Es difícil innovar “dentro”. La innovación suele urgir fuera.
4) En tu argumento hay, al principio, una idea que comparto: “Cuando una empresa crece lo suficiente, su capacidad para innovar merma a veces hasta la extinción, perpetuándose en el modelo “que funciona”. Por eso, las empresas que alcanzan grandes dimensiones crecen y son rentables a base de comprar pequeñas empresas innovadoras. Las que no pueden hacer eso se van al carajo si las cosas van mal.
5) Hablas de los trabajadores y no de los sindicatos, los sindicatos, los sindicatos, los sindicatos, los sindic….

César Alierta

Ya verá usted como escribe menos tonterías cuando le cobremos por cada post suyo que se lea por medio de nuestras redes.

comiK.O.

Todavía es más triste que esa gente de ‘perfil bajo’ (qué nombre más cabrón le han puesto los yuppies del terrible movimiento antisocial denominado RR.HH.), cuando tiene ideas (de la importancia y el calado que sean, pero ideas diferentes) teman compartirlas, pues saben que la gente de la ‘cúpula’, ávidos de material fresco con el que construir anodinos y epilépticos power-points de informatividad cero, se harán con ellas como si fuesen propias.
De esta manera, el escenario no puede ser peor. Gente con ideas y nula disposición a proponerlas (falta de una estructura empresarial fiable, en todos los sentidos) o a implementarlas (falta de ayuda en proyectos de innovación) y gente sin ideas ni medios para encontrarlas, crearlas ni actualizarlas.

AnonymousAnonymous

Me encantan tus posteos horoscópicos, tan genéricos que no dicen nada, pero que cada lector puede interpretar que están dando en el blanco y que dicen justo lo mismo que él está pensando.

JPelirrojo

Bestial la comparación con los lemmings xD

jorgekjorgek

Felicidades, Pérez: hoy lo has clavado.

javio

Genial. Yo sólo espero que el darwinismo acabe triunfando.

AnonymousAnonymous

qué crisis ni qué niño muerto!

Por decir algo

No creo que el problema de la empresa española se pueda explicar tan solo como una falta de innovación, el verdadero problema es la globalización, vivimos en una economía globalizada, y la competitividad de una empresa va a depender del precio de venta de sus productos, que a la vez va a depender de los costes de producción de estos. Este problema es algo antiguo pero se va acentuando, recuerdo que hace mas de 20 años un chaval comentaba que su empresa (que era del metal, creo que hacían tornillería) las estaba pasando putas, ya que, cada vez les costaba mas competir con el material que llegaba de china, eso se ha ido agrabando con el tiempo y gran parte de nuestra industria ha sido desmantelada o deslocalizada. Mas recientemente hace unos 6 o 7 años yo trabajaba en unos grandes almacenes y flipaba cuando veía que la gente compraba a crédito bienes de consumo electrónico (yo lo llamaba mierda china) que a nosotros nos llegaban por pales, y ya sabemos que ha pasado con el sistema crediticio (ya tenemos la economía desmantelada) y ahora la deuda española es comprada por nuestros amigos chinos con el dinero que han recibido desde nuestros propios países occidentales. Con este panorama la solución no es innovación. La solución o pasa por:
- El abaratamiento de costes, que es por lo que se ha apostado. Uno de los principales costes en la producción es el sueldo de los trabajadores, esto se ha conseguido parcialmente gracias a la llegada masiva de mano de obra extranjera no cualificada que ha favorecido una congelación salarial de facto, produciendose un empeoramiento sustancial de las condiciones laborales de los trabajadores.

- La mejora de las condiciones laborales del totalitarismo que mencionaba anteriormente (vamos ciencia ficción)

- La desglobalización, bloqueando los productos que llegan de países no occidentales, o metiendole aranceles que aseguren la competitividad de nuestros productos en precio. Eso a ver que gobierno tiene los huevos de hacerlo cuando gran parte de la deuda esta en manos de nuestros amigos totalitarios.

- El boikot a los productos deslocalizados. Con lo que probablemente me haya asegurado el destierro de Euskadi si se entera el grupo mondragon.

Conclusión que estamos jodidos y la innovación no es una solución.

Off topic: ¿alguien se ha preguntado alguna vez por que EEUU mantiene un boikot a un paisillo como Cuba y sin embargo con China no?

Juan Francisco

Solo algunos de los que han comentado este ¡¡inteligente y buen post!!, le han entendido; claro está, para entender lo que dice usted hay que pisar la realidad de la empresa española,(incluida Eusakadi y Cataluña), solo que en estas ultimas comunidades hay ya empresas buscando caminos nuevos.Es deprimente y lo ha señalado usted, jerarquización, inmovilismos y falta de visión de futuro es el cuadro clínico de la enfermedad; a veces he comentado ante quienes me han querido escuchar, ( y no había aparecido todavía la estafa financiera), que los empresarios españoles eran los mas egoístas y faltos de imaginación de toda Europa, para entenderlo solo se debía de salir un poco de las fronteras.
Estoy suscrito desde hace mucho a la bitácora y gusto del sentido del humor y la inteligencia de los articulos.Saludos, Juan Francisco.
Posdata: ja, ja, ja, muy gracioso el comentario de mas arriba del llamado Cesar Alierta y que conduce directamente a la pagina de la compañía.

AnonymousAnonymous

No es solo cuestion de adaptarse la empresa, los trabajadores tampoco se adaptan, en muchos otros paises de Europa si un operario se dedica a apretar tuercas, si se tienen que poner a hacer otra cosa los forman, etc… etc… Y a dedicarse a otra cosa en la fabrica. En España empezando por los sindicatos se niegan a eso, prefieren un despido masivo, etc…

Vamos, que estamos jodidos.

Sim So dep

Ya verá usted como escribe menos tonterías cuando le cobremos por cada post suyo que se lea por medio de nuestras redes.
sim so dep

Sim So dep

Bueno, suerte con levantar España. Sigue abrazándote a tu hijo muerto.sim so dep

equelecuáequelecuá

Pues mire usted. Le hablo como empresario. Se dice que solo se puede hacer conservador el que tiene algo que conservar. De otra forma no tiene sentido. Una empresa, y el que ha llevado una lo sabe, hasta las más pequeñas son unos entes altamente inestables, donde una pequeña decisión te puede llevar al Game Over. En estas circunstancias lo de preferir “lo que funciona” es algo lógico. Por poner un ejemplo, si a alguien le sale un cáncer, opta por soluciones imperfectas y dolorosas como la quimio, que sabe que al menos en parte “funcionan”. No prueba cosas diferentes ni exóticas, puesto que se está jugando mucho.
En la empresa privada pasa lo mismo. Un paso en falso te manda a la ruina, y eso significa muchas veces echar por la borda años de trabajo.

Con lo que respecta a el síndrome del niño muerto, por supuesto que existe. Y un empresario cuando detecta que la cosa va mal hace todo lo que está en su mano para cambiar, dentro de sus posiblidades (si el empresrio es corto de entendederas, no lo verá, o no será capaz de cambiar). Y si a pesar de todo no lo cambia, pues nada, a la cola del paro.

Eso es Darwinismo puro. Tenga en cuenta que últimamente se iban destruyendo 6000 empresas al día en nuestro país. ¿Hay algo más parecido a la ley de la selva que eso?

Deja un comentario

Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>